Geopedregal


La restauración ecológica de los pedregales es prioritaria para dignificar los espacios de los universitarios. Los Institutos de Geología y Geografía comparten un pedregal de alrededor de 3000 m2, esto brinda una oportunidad para llevarla a cabo.

  • geopedregal
  • geopedregal
  • geopedregal
  • geopedregal
  • geopedregal
  • geopedregal
  • geopedregal
  • geopedregal

Misión

La misión de este proyecto es realizar la rehabilitación del Geo-pedregal a corto plazo con el objetivo de cuantificar algunos de los servicios ecosistémicos que brinda y que permitirán realizar una restauración ecológica que considere no solamente la diversidad de las especies si no también sus funciones.

Descripción

El grado y velocidad de urbanización de la Ciudad Universitaria de la UNAM amenaza cada vez más a la vegetación nativa y lo que queda de la vida silvestre del sur del valle de México, que se han resguardado en la Reserva Ecológica El Pedregal de San Ángel. La biota de la reserva, necesita de zonas de amortiguamiento que permitan el flujo de animales, insectos polinizadores y la dispersión vegetal de especies nativas. Además, en la Universidad transitan diariamente miles de personas que generan una gran contaminación atmosférica, de desechos, de ruido, etc. Algunas de las áreas verdes que circundan a las dependencias universitarias tienen todavía vestigios del matorral xerófilo que alguna vez conformó el paisaje del malpaís y en muchas ocasiones, albergan varias especies nativas. La restauración de estos pedregales se debe realizar de manera urgente, no solamente porque permiten resguardar la biodiversidad que contienen, si no también porque proveen servicios ambientales cuyos indicadores todavía no han sido cuantificados con precisión. Estos servicios se resumen en la captura de carbono y contaminantes foliares, la infiltración del agua de lluvia, la disminución del ruido y de la isla de calor, así como su alto valor estético, que brindan a la comunidad una sensación de placer e identificación únicos con la fisionomía del campus universitario.

La restauración de los pedregales, muchos de ellos considerados como zonas baldías, es prioritaria para dignificar los espacios de los universitarios. Para ello existe un programa promovido por la Secretaría Ejecutiva de la Reserva Ecológica El Pedregal de San Ángel, que tiene como objetivo que las dependencias "adopten" el pedregal que colinda con sus terrenos y se comprometan a su cuidado y mantenimiento. En el caso de los Institutos de Geología y Geografía, ubicados en el Circuito de la Investigación Científica, comparten un pedregal de alrededor de 3000 m2 que se caracteriza por contener todos los microambientes descritos para el matorral xerófilo, vegetación nativa de la Reserva. Esto brinda una oportunidad para llevar a cabo una restauración ecológica en la que pueden habitar una gran diversidad de especies adaptadas a estos sitios.

Como primer objetivo, se ha realizado un levantamiento del estado de degradación de este pedregal, nombrado Geo-pedregal por pertenecer a la zona de las Ciencias de la Tierra. Se ubicaron los sitios que tienen un alto grado de disturbio por la acumulación de cascajo y basura, se determinaron a lo largo de su extensión a las especies nativas e invasoras y sus proporciones, identificando además, los factores ambientales del entorno. A lo largo de un año, a través de más de 40 jornadas de trabajo con personal especializado de la Coordinación de Áreas Verdes y Forestación de la Dirección General de Obras y Conservación de la UNAM, de voluntarios y estudiantes involucrados en el proyecto, se ha logrado limpiar de manera superficial casi la totalidad de los desechos de basura y parte de la vegetación de perturbación. Se realizan al mismo tiempo, experimentos para determinar la biomasa generada por el tepozán como uno de los árboles más representativos y abundantes del matorral, con la finalidad de conocer cuánto carbono capturan y su contribución con la retención foliar de diversos contaminantes atmosféricos. Se realizan también cuantificaciones de carbono edáfico en agregados, índices de diversidad vegetal antes de la restauración, mediciones de infiltración, respiración microbiana, etc. Al momento, se considera que a corto plazo, calculado en un tiempo aproximado de tres años, se logrará realizar la rehabilitación de la zona. Sin embargo, el proceso de restauración, se logrará alcanzar posteriormente, una vez que se comiencen a introducir especies arbóreas que reemplacen a los árboles invasivos y altamente agresivos como los eucaliptos. Muchas de las zonas en las que el derrame lávico ha sido cubierto por escombros y suelo urbano, están comenzando a ser descubiertas con el objeto de favorecer la sucesión natural y eliminar el banco de semillas de especies invasoras. A partir de estas prácticas de manejo y reutilizando todo el material útil como rocas basálticas y suelo orgánico sin contaminar, se reestructurará el entorno del lugar para que sea posible también que la comunidad universitaria pueda apreciar el ejercicio de la restauración como una zona de visita, de prácticas a diferentes niveles y de valoración del entorno.


Versión anterior ×